—Es que necesito tiempo. Estoy confundido, inseguro, ya no sé que hacer contigo.
—Muy bien, ¿necesitas tiempo? Bien, tómate todo el tiempo del mundo, busca tus inseguridades y cuando estés firme, busca a quién necesites o espera a quién venga.
—¿De qué se trata esto?
—De confusiones, ¿no?
—Sólo es un tiempo.
—Los tiempos no existen en las relaciones, es ahora o no es, y es evidente que aquí, no es. Ya lo sabes, que tengas una vida plena.

(Fuente: notasdepapel)